Archivo mensualagosto 2017

¿Necesitamos motivación para aprender?

chicos aprendiendo

Siempre he oído que solo aprende aquel que quiere aprender. Si no hay motivación, es complicado el aprendizaje. La verdad es que esta afirmación es absolutamente incorrecta a mi modo de ver. De hecho, creo que de tanto repetirla, se ha convertido en un tópico más de los que ruedan por ahí.

No estoy de acuerdo con ella porque según mi experiencia todo se puede aprender a pesar de ser cosas que no tenía pensado tan siquiera vivir. No estoy hablando tan solo de cosas curriculares o pensando en profesores, sino en partes de mi vida que hubiera hecho de otra manera. No tuve ningún deseo de aprender en algunos de los trabajos en los que he estado, pero termine aprendiendo a fuerza de insistir.

Yo creo que aprendemos de todo siempre. Y aunque sea de forma inconsciente, todas las experiencias que vivimos generan cierto aprendizaje que configura la forma en la que nos enfrentamos a la vida. Ya sé que aunque se trate de una frase hecha, que el aprendizaje exista tan solo cuando hay un deseo expreso me parece una auténtica exageración que como profesores nos aporta una presión extra que probablemente no merecemos.

Muchas veces hay que hacer cosas porque sí, porque hay que hacerlas. Son obligaciones y están alejadas de nuestro interés. Esto también puede ser importante para ganar en responsabilidad y adaptación. Por esta razón, decir que el aprendizaje está relacionado tan solo con el deseo de hacerlo me parece algo que no es real.

Dicho esto, también creo que la motivación es importante a la hora de aprender, pero recordando que no lo es todo.

La importancia del trabajo en equipo. Cómo trabajar cooperativamente.

Vamos a hablar sobre Aprendizaje Corporativo y sacaré material que ya está por internet desde hace tiempo solo que lo juntaré aquí para que podáis verlo. La importancia del trabajo en equipo es máxima.

 

Principios del aprendizaje cooperativo

  1. Responsabilidad individual. Cada persona es responsable de ella misma y de su trabajo.
  2. Participación simultánea. Cuantos más participantes haya, mejor. Así todo el mundo trabajará.
  3. Interdependencia positiva. Los logros alcanzados son de todos y mis logros dependen de los otros.
  4. Participación equitativa. Todo el mundo tiene el derecho a expresarse y participar en el trabajo.

 

Elementos de la estructura del trabajo en común

Participación

Como hemos dicho arriba, será simultánea, equitativa e intensa. Todos han de participar de forma activa en la tarea, sabiendo que nadie se va a responsabilizar de la de otro. Tendremos claro que no se hará siempre lo que uno diga. Es necesaria la responsabilidad de cada uno a la hora de aportar material y podrá ser ampliada o modificada por el resto de sus miembros.

Interacción

En los equipos de trabajo, los estudiantes deberán ayudarse, corregirse y apoyarse entre ellos para mejorar el comportamiento, actitud y la producción académica

Grupos de trabajo

Cuando en un grupo, los estudiantes se apoyan entre ellos para lograr sus objetivos comunes e individuales, sabiendo que lo que hace cada uno repercute en los demás, sabremos que se trata de un grupo de trabajo.

Se tienen que reforzar siempre los siguientes aspectos:

  • Valorar la personalidad individual
  • Rechazar la injusticia
  • Dar importancia a la convivencia, solidaridad y diálogo.